Así está la carrera a la Casa Blanca, en 5 claves

El tiempo se agota y la diferencia de Biden sobre Trump se agranda. Cinco claves para entender la carrera electoral a la Casa Blanca.

Queda menos de un mes para las elecciones presidenciales de Estados Unidos y Trump se está quedando sin opciones.

El 2020 está siendo un año turbulento en todo el mundo y, especialmente, en EE. UU. Pero, lo ha sido sobre todo para Trump.

La alta incidencia de la COVID-19 y el impacto económico derivado de ella. Las protestas raciales a raíz de la muerte de George Floyd a manos de la policía. La muerte de la jueza progresista Ruth Bader Ginsburg y la nominación exprés de la ultraconservadora Amy Coney Barrett al Tribunal Supremo. La publicación del Times sobre la declaración de impuestos del presidente o la hospitalización de Trump tras dar positivo en coronavirus.

Todo eso en año de elecciones y durante la campaña electoral. Pero si hay algo que no ha cambiado en este periodo son las encuestas.

1. Las encuestas siguen estables

Las encuestas dibujan un escenario sorprendentemente estable. A pesar de un año tan convulso Biden lidera los sondeos desde marzo, cuando rondaba los 4 puntos de ventaja sobre Trump. Ahora, tras las últimas encuestas publicadas, Biden ronda los 9 puntos de ventaja y las tendencias son favorables para el Demócrata. El siguiente gráfico muestra la evolución de la carrera electoral según FiveThirtyEight.encuestas-usa2. Votos electorales asegurados

La particularidad del sistema electoral estadounidense hace que una carrera electoral se centre en los estados con menos diferencia de votos entre los dos primeros candidatos y que pueden cambiar de tercio de una elección a otra. Son los estados bisagra (o swing states).

En este sentido, los modelos de predicción basados en encuestas de FiveThirtyEight y The Economist indican que Biden conseguiría la presidencia en 8 y 9 de cada 10 ocasiones. El escenario central de ambos modelos se sitúa en torno a los 340 votos electorales para Biden y 198 para Trump.

 

El consenso indica que Biden es claro favorito para ser el próximo presidente de EE. UU, pero, debido a la incertidumbre incorporada en los modelos, Trump podría tener más o menos chances de dar la sorpresa, entre 1 y 2 de cada 10 veces.

El candidato Republicano a la Casa Blanca necesitaría ganar todos los estados calificados como competitivos en estas elecciones, dónde las probabilidades de victoria de un candidato son menores del 75%. Aun así, Trump podría no llegar a los 270 votos electorales necesarios.

Además, los dos modelos discrepan en torno a la posible sorpresa de Trump (no es lo  mismo un 10 o un 20% de probabilidad de ganar) pero la alta polarización de la sociedad norteamericana en cuestiones políticas hace que en estas elecciones haya menos indecisos y, por tanto, menos incertidumbre y menos volatilidad en los sondeos.

Eso explica, en parte, la diferencia de estas elecciones con las de 2016.

2. No estamos en 2016

Si algo se está repitiendo una y otra vez es que, en las elecciones de 2016 contra Clinton, teniendo todas las encuestas y modelos de predicción en su contra–tenía aproximadamente 3 entre 10 opciones en el modelo más conservador y de 9 entre 10 según el consenso entre modelos—, Trump fue capaz de ganar el colegio electoral y ser presidente, por lo que podría volver a pasar en 2020. Es posible, pero no probable.

El modelo de FiveThirtyEight en 2016 funcionó relativamente bien a nivel nacional, acertando la victoria de Clinton en el voto popular y desviándose de media 0,7 puntos por cada candidato (para los dos grandes partidos). Donde más problemas tuvieron fue a nivel estatal.

Sobreestimaron las opciones de la candidata Demócrata desviándose a favor de Trump en estados como Pennsylvania (el estado que más opciones tiene de decantar la balanza en 2020 con un 28,7% de probabilidad según FiveThirtyEight), Florida (14%), Wisconsin (13,4%) o Michigan (8,3%) entre otros.

Este año es menos probable que eso ocurra, ya que los estados bisagra que favorecían a Clinton en 2016 con alrededor de 3,5 puntos de ventaja sobre Trump, hacen lo propio ahora con Biden, pero con dos veces más de diferencia.

Además, los estados que se decantaron por los Republicanos en 2016 como Texas, Ohio o Georgia, la ventaja del ahora presidente se está reduciendo considerablemente.

4. Ventaja del colegio electoral

Trump mantiene opciones gracias al sistema electoral estadounidense, que, al igual que pasó en 2016, no necesitaría ganar el voto popular a nivel nacional para poder ser reelegidocomo presidente. Es lo que apunta Nate Silver –creador de la web y responsable del modelo estadístico de FiveThirtyEight—en el siguiente tweet. 

Aunque el tweet de Silver es del 2 de septiembre y las opciones de Biden no han dejado de mejorar desde entonces—cambiando ligeramente la tabla de arriba—las carreras electorales en los estados más competitivos están más ajustadas que la media nacional, por lo que Trump podría ser presidente de EE. UU aun perdiendo el voto popular por 2 o 3 puntos en total.

5. Tres cuestiones electorales:

    • Coronavirus Trump: Las encuestas tras el positivo en COVID-19 de Trump son terribles para él. Todas ellas apuntalan la candidatura de Biden, tanto a nivel nacional como en los estados bisagra.

    • Debates Electorales: Quedan 2 debates electorales de los presidenciables y una buena actuación podría ayudar a Trump a mejorar sus números. Aunque, el primer match ball, bronco y caótico, no parece haberle ayudado demasiado.

ETIQUETAS

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on linkedin
Share on telegram

Te podría interesar